26.4 C
Misiones
HomeSociedadCon ayuda del sector privado se hará la esperada sede de la...

Con ayuda del sector privado se hará la esperada sede de la Escuela 927

En 2011, se trasladó esta construcción de madera que originalmente era de la Escuela 888 de Panambí para que allí funcionara la Escuela 927, hasta tanto se pudiera construir su edificio.

CONDICIONES PRECARIAS. Alrededor de 250 niños asisten a este establecimiento educativo del nivel primario.

Finalmente, luego de diez años de gestiones para poder poner el título de propiedad del terreno donde está asentada a nombre del Ministerio de Educación de Misiones, la comunidad de la Escuela 229 de Villa Stemberg está más cerca de concretar el sueño de un edificio nuevo.

Días atrás, el empresario de Buenos Aires Danilo Antoniazzi, titular de la Asociación Civil Acción Sustentable, visitó Oberá con el objetivo de avanzar en este proyecto iniciado hace diez años.

Con la novedad de que finalmente está el título de propiedad a nombre del Ministerio de Educación de la provincia, Antoniazzi reafirmó el compromiso, estuvo reunido con empresarios del medio que se sumarán a la iniciativa, visitó a los niños en la precaria escuela de madera donde actualmente concurren a clases y también al intendente Carlos Fernández para ponerlo en conocimiento de la obra.

Receso de invierno “La verdad que llevó un tiempo largo, pero ya estamos cerca. Estuve con el intendente que se comprometió a ayudar con las primeras tareas, que es el movimiento de suelo. Así que si todo va bien tenemos previsto empezar en diciembre la obra, que llevará entre seis y siete meses”, precisó.

“La idea es que para después del receso de invierno, los niños y docentes ya puedan estar en su nueva escuela. Queremos que tengan un hábitat de calidad, para que los chicos vean que con esfuerzo se puede llegar un poco más lejos. Siempre pensamos que los proyectos deben ser un ejemplo de superación. Queremos certificarla como edificio sustentable, apuntamos a eso”. afirmó.

Una vieja estructura con historia La asociación que preside Antoniazzi fue la misma que construyó el edificio de la Escuela 888 de Panambí. En aquel entonces, 2011, la directora de la Escuela 927, Mirta Abreu, trasladó la vieja construcción de madera a Oberá, para instalarla en Villa Stemberg y darles un espacio mayor a sus niños. Fue ahí que el empresario conoció a la luchadora docente.

“Este proyecto surgió de casualidad, cuando hicimos la primera escuela en Panambí, con la Asociación Padrinos de Escuelas Rurales (APAER). Allí conocí a Mirta, su proyecto y su escuela, en ese entonces que fue hace muchos años atrás, nos comprometimos en acompañarla. Estos años llevó la regularización del título dominial del terreno y otros papeles necesarios”, relató. Indicó que el proyecto es en conjunto con el Hogar Merceditas y el empresario local Luis Yanzat y que todas las donaciones estarán documentadas.

Donantes comprometidos Para la nueva construcción, Antoniazzi sumó a “donantes de distintos lugares del país, incluso de Oberá y la zona. La escuela tiene 250 alumnos en dos turnos, el compromiso que la directora asumió por los niños es heroico y creo que merece que alguien la ayude para tener una escuela mejor. La realidad es que somos nexo, son bienes materiales que juntamos para ejecutar la obra. Somos una herramienta, el mérito es de la directora, su grupo de trabajo y familias. Devolver a la sociedad algo de lo que nos dio, como asociación civil queremos dejar algo a los otros”, explicó.

Según reflexionó, “estamos en un mundo con mucha agresión, pobreza, hemos naturalizado que gente revise la basura buscando comida, ojalá podamos ir corrigiéndolas. Que nos cause dolor el dolor ajeno y podamos ayudar con lo que tenemos o podemos”.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS