33 C
Misiones
HomePolíticaLa marcha de la CGT: sin presencia oficial y con La Cámpora...

La marcha de la CGT: sin presencia oficial y con La Cámpora para forzar unidad

“Y ya lo ve, y ya lo ve, hay una sola CGT, y ya lo ve, y ya lo ve, hay una sola CGT”, entonaba este lunes la cúpula sindical sobre la intersección de Paseo Colón y Belgrano, a escasas cuadras de la Casa Rosada y a metros del monumento a Juan Perón que Mauricio Macri inauguró en octubre del 2015, en plena campaña presidencial, acompañado nada menos que por Hugo Moyano.

Pasaron seis años desde esa inauguración para que el lider camionero volviera a mostrarse en pleno junto a los popes de la confederación general en la primera demostración de fuerza callejera y multitudinaria de la CGT desde el regreso del kirchnerismo al gobierno bajo la excusa del Día de la Lealtad. Y 24 horas después del acto de este domingo por el que no apareció, no movilizó, ni un solo dirigente sindical. 

“Hoy marchamos para establecer una agenda. Tenemos que poner los ejes centrales de la discusión social de lo que viene. Un país que genere empleo y trabajo”, aseguró Héctor Daer en la primera línea de la columna que marchó por buena parte del bajo porteño, acompañado por Moyano, Omar Plaini, Julio Piumato, Carlos Acuña, Víctor Santa María, Noemí Ruiz y Graciela Aleñá, entre otros gremialistas y líderes de los movimientos sociales. Después se sumaron otros jefes como Antonio Caló y Juan Carlos Schmidt. 

La movilización de la CGT a la Plaza de mayo por el 17 de octubre.

Como publicó este diario, la cúpula cegetista ideó la manifestación, que provocó un caos durante todo el día en el centro porteño, sin palcos ni oradores para que el protagonismo fuera exclusivamente del sindicalismo. 

Ni siquiera hubo lectura del documento presentado: solo un audio en loop con la marcha peronista y fragmentos del texto presentado bajo el lema “del desarrollo, la producción y el trabajo”, que se escuchó por los altoparlantes, en el epicentro de la concentración a metros de la sede de la calle Azopardo.

No hubo, en ese sentido, presencia de funcionarios oficiales. Nunca estuvo prevista. Se había especulado con la presencia de Alberto Fernández, pero en la convocatoria del domingo en Plaza de Mayo: al final, el Presidente desistió de participar después de varios idas y vueltas y de que incluso la locutora oficial lo anunciara con énfasis.

La movilización de la CGT a la Plaza de mayo por el 17 de octubre.

Sí hubo representación de La Cámpora: fueron Andrés “El Cuervo” Larroque y Mariano Recalde, dos de los más encumbrados integrantes de la organización fundada por Máximo Kirchner, los que dieron el presente.

“Queríamos acompañar esta convocatoria del movimiento obrero”, resaltó el ministro bonaerense después de marchar un par de cuadras detrás de los jefes sindicales por Paseo Colón. A un costado, a varios metros, solo, miraba la escena con curiosidad Ricardo Forster, uno de los filósofos que asesora al Presidente. 

Es que Larroque, aseguraron a este diario en su entorno, está abocado en estos tiempos en tratar de mantener y buscar la unidad entre todas las facciones del Frente de Todos que, tras la debacle electoral de las PASO, se desangró en tensiones internas. Lo de Recalde es mucho más comprensible: además de su pertenencia camporista, es el presidente del PJ porteño y tiene una histórica vinculación con el movimiento obrero, herencia, en buena medida, de su padre, distanciado desde hace rato de la familia Moyano.

En la semana, había sido “El Cuervo” -también dedicado a limar asperezas dentro de la agrupación a la que pertenece y en el vínculo tirante con Axel Kicillof- uno de los que presionó para convocar este domingo a Plaza de Mayo una vez que la Casa Rosada había intentado bajar la movilización. Fernández después firmó una carta como presidente del PJ nacional en la que alentó a movilizarse. Pero no participó de ningún acto.

La relación entre la CGT y La Cámpora, de todos modos, no es la mejor desde hace tiempo. Todo lo contrario.

Se había ensayado un acercamiento a fines de agosto en un almuerzo en el quincho de San Telmo de uno de los integrantes de la organización K del que participaron Kirchner y Eduardo “Wado” de Pedro con la cúpula sindical, horas antes de que Daer y compañía se reunieran durante varias horas con el jefe de Estado en Casa Rosada.

Los jefes sindicales todavía arrastraban por esas horas cierto malestar por el escaso espacio que el oficialismo les cedió en las listas legislativas. Se trabaja ahora para un acuerdo multisectorial con el establishment que nadie sabe a ciencia cierta en qué puede desembocar. 

Este lunes, por caso, la CGT concentró sus fuerzas en una contundente demostración de poder de movilización a menos de un mes del congreso que renovará la conducción cegetista. En busca de una unidad, con Hugo y Pablo Moyano adentro, que en el caso de la coalición de gobierno sigue atada con alambres. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS