5.6 C
Misiones
HomePolíticaLas otras operaciones de Cristina Kirchner

Las otras operaciones de Cristina Kirchner

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, ya tuvo que ser sometida a otras dos cirugías, que llevaron varias horas en el quirófano, previa a la actual intervención por una histerectomía en el sanatorio Otamendi. Una ocurrió en el 2012, en el hospital Austral, en Pilar, y la otra, al año siguiente, en la Fundación Favaloro. Una de esas operaciones se dio también a pocos días de unas elecciones legislativas que la tuvo ejerciendo entonces la presidencia.

El pasado sábado 2 de octubre, Kirchner fue al Otamendi, donde se realizó un “chequeo general”, de acuerdo a lo informado desde su entorno. Ese fue el último ingreso a un hospital que se supo públicamente de la vicepresidenta hasta ahora. De aquella consulta médica trascendió que los resultados de los estudios fueron “normales” y tras la finalización de los mismos, se retiró a su domicilio particular en Recoleta.

Las cirugías de Cristina KirchnerLa primera cirugía ocurrió en enero del 2012 cuando Cristina Kirchner fue intervenida durante tres horas y media y se le extrajo la glándula tiroides, donde tenía alojado un tumor. Durante aquella intervención la entonces Presidenta no presentó complicaciones.

En las inmediaciones del Hospital Universitario Austral la noticia de que todo había salido bien fue como un bálsamo para los militantes que se habían mantenido en tensa vigilia, y una respuesta a las expectativas de un país que estuvo pendiente de la operación.

Se mantuvo allí durante 72 horas en una habitación del segundo piso del hospital, un sector blindado por la seguridad al que sólo tuvieron acceso sus hijos Máximo Kirchner y Florencia, su hermana Giselle, la cuñada Alicia Kirchner, su entonces nuera Rocío García.

Al año siguiente, Cristina debió volver a entrar al quirófano, esa vez fue operada el 8 de octubre del 2013 por un hematoma subdural que se le había detectado de la cabeza, una intervención que fue más sencilla y que se realizó en menos de dos horas.

La intervención estuvo a cargo del jefe de Neurocirugía del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro (INCC), Cristian Fuster, de 40 años de edad, y un médico prestigioso.

La operación fue decidida por los médicos de la Favaloro luego de un chequeo. En la residencia presidencial de Olivos había sido monitoreada luego de que sintiera un hormigueo en su brazo izquierdo. Los estudios posteriores detectaron un coágulo entre el cerebro y el cráneo a raíz de un traumatismo -un golpe- sufrido el 12 de agosto del 2013.

Por este diagnóstico los médicos le habían indicado un mes de reposo pero el lunes ingresó a la Fundación Favaloro, un reconocido sanatorio privado de investigación e internación, donde se decidió operarla.

La particularidad de aquella operación fue que, tal como ocurrirá ahora, ocurrió a 19 días de las elecciones legislativas en Argentina.

En 2014, Cristina volvió al Austral por un problema de inflamación en la articulación de la cadera.

El Otamendi y la familia KirchnerLa familia Kirchner suele acudir al sanatorio Otamendi para la atención de su salud.

A Máximo Kirchner, por ejemplo, le realizaron un drenaje percutáneo en noviembre del 2015, luego de presentar durante varios días un malestar en la zona del hígado. La operación fue exitosa.

En junio de este año fue la hija de la vicepresidenta quien debió ser internada por un cuadro infeccioso del que no se tuvo muchas más noticias. Florencia Kirchner, según el breve parte médico de su internación, tuvo una rápida mejoría. Entonces se descartó que su cuadro tuviera que ver con coronavirus, pero no se dieron demasiados detalles.

En el mismo Otamendi, Florencia Kirchner fue madre. Su hija Helena nació en ese sanatorio el 24 de agosto del 2015.

Noticia en desarrollo.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS