5.4 C
Misiones
HomeDeportesAgustín Rossi, el arquero que se transforma en la Copa Argentina y...

Agustín Rossi, el arquero que se transforma en la Copa Argentina y deja atrás los vaivenes y los cuestionamientos

La próxima vez que salte al campo de juego vestido de Boca, Agustín Rossi cumplirá 100 partidos en el club en el que ya fue bicampeón como titular en tiempos de Guillermo Barros Schelotto, que ganó buena parte de la Copa Maradona con Miguel Ángel Russo y que ahora, con Sebastián Battaglia, lo tiene como el arquero que se quedó con el lugar que dejó vacante Esteban Andrada. Discutido en las últimas semanas por sus flojas respuestas en juegos como River y Gimnasia, en la Copa Argentina el arquero que llegó desde Estudiantes de La Plata parece tener otro tipo de confianza.

Ante Argentinos Juniors, en Mendoza, fue el mejor de un Boca deslucido en su juego. Y aunque la categoría de héroe suene a exageración, en la acumulada el repaso incluye que en la fase previa ante Patronato se lució en los penales. Como en el Superclásico frente a River. Rossi, al cabo, lleva cuatro partidos en fila sin recibir goles (Defensores de Belgrano, River, Patronato y Argentinos Juniors) en el torneo que puede darle a Boca un boleto a la Copa Libertadores de 2022, el gran objetivo. Quizá más relevante que el propio torneo en sí, aunque también levantar el trofeo sería empezar y terminar 2021 con una vuelta olímpica y con la chance de jugar una nueva final con forma de Superclásico.

“Los chicos hicieron un gran esfuerzo, costó mucho llegar hasta acá, hace tiempo venimos comiendo mierda (sic). El semestre fue muy complicado para todos. Tenemos la posibilidad de jugar una final, tuvimos partidos muy complicados durante el transcurso pero ahora estamos solo a un partido de lograr el objetivo, que más allá del título, es entrar a la Libertadores”, repasó el jugador de apenas 26 años que ya atravesó el torbellino que significa jugar en el club.

Un tsunami de críticas o elogios exagerados que pueden subirte y bajarte en apenas un instante. Y Rossi, quien tuvo que irse a terminar de forjarse durante un año a Lanús para correrse de esa olla a presión de Brandsen 805 en 2018, también ahora le pudo poner palabras.

“Esta semana fue una semana fea y a veces cuesta. Se reprochan las cosas, se escuchan muchas más cosas malas que buenas y yo creo que en lo personal son más las buenas qu ellas malas. Trato de seguir adelante por mi familia. El premio es para ellos también. Es un año difícil, me tocó perder a mi papá el año pasado, trato de seguir adelante por ellos e intentando mejorar”, fue la reflexión de alguien que debe exponerse a un tribunal gigante de evaluación. De villano a héroe y viceversa en cuestión de minutos o centímetros.

La responsabilidad, en verdad, le llegó mucho tiempo antes a Rossi. Porque cuando retornó al club, en 2020, estaba Andrada consolidado y ante la posible transferencia, el club incorporó a Javier García para tener a mano un suplente con experiencia. Pero el mercado se rompió en plena pandemia, Andrada se quedó y él tuvo que pelear otra vez desde el banco, cuando quería tener otro semestre de continuidad. Y Russo cumplió con su palabra de darle pista en el torneo doméstico mientras Andrada lo hacía en la Libertadores. Así, el arquero nacido en Chacarita tuvo rodaje, errores, aciertos pero también se afianzó en su personalidad.

“De cuando me fui a Lanús a ahora que volví creo que crecí en la confianza que me tengo”, admitió meses más tarde.

Tras rechazar ofertas de Italia y Francia por él, en Boca fueron claro: en este mercado de junio se iría Andrada o Rossi. Monterrey pagó 7 millones de dólares por Sabandija. Y no hubo dudas para darle el arco a quien fue figura ante River en las dos definiciones por penales de 2021 que cortaron las rachas de eliminaciones de Marcelo Gallardo sobre el club. Luego, un tropiezo grande en el Superclásico al que suplió con atajadas clave con Huracán.

Las mejores atajadas de Rossi en Boca A pesar de las críticas, el arquero mostró grandes momentos en el arco del Xeneize. Acá, sus mejores acciones.

“Memoria de pez”, como alguna vez patentó Luis Enrique para dejar atrás rápido los errores. Y Rossi lo hizo en esta Copa Argentina, en días en los que se puso en duda su jerarquía y hasta se hablaba desde lo externo de darle lugar a Javier García por él. En la mente de Battaglia, el arquero que hasta fue premiado con una convocatoria a la Selección Argentina de parte de Lionel Scaloni, nunca estuvo en duda. Pero como todo (o casi todo) en Boca, el análisis del afuera seguirá siendo cada 90 minutos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS