5.6 C
Misiones
HomeEconomíaMartín Guzmán espera que los bancos le presten más pesos para financiar...

Martín Guzmán espera que los bancos le presten más pesos para financiar el déficit fiscal

Ya en Buenos Aires después de las extendidas negociaciones con el FMI en Roma, Martín Guzmán encarará este jueves la última licitación de deuda previa a las elecciones del 14 de noviembre e intentará colocarle más bonos a los bancos, una fuente financiera que el ministro de Economía busca ampliar para reducir la creciente expansión de la emisión monetaria. En octubre el Banco Central le pasó al Tesoro $ 352.712 millones en concepto de adelantos transitorios y utilidades, la cifra máximo en el año.

Si bien los vencimientos son bajos (unos $ 9.400 millones), el Tesoro saldrá a buscar un mayor nivel de financiamiento de cara a un mes exigente, con pagos por cerca de $ 320.000 millones. Para ello, ofrecerá cinco títulos (incluidos dos ajustados por inflación) y un nuevo canje de un bono atado al dólar (Dóllar Linked) para despejar un vencimiento a fin de mes por $ 100.000 millones.

Economía también buscará captar los depósitos de los bancos a partir de una resolución de la semana pasada del Banco Central, que amplió el universo de títulos que pueden usar las entidades para reemplazar depósitos encajados en Leliq, al reducir el plazo mínimo de 6 a 4 meses. Ese cambio incluye a los bonos ajustables por inflación (CER) y excluye aquellos vinculados al dólar.

Ya en junio, el Gobierno permitió al sector financiero integrar dichos encajes con letras del Tesoro a más de 180 días. Y a partir de este jueves podrán hacerlo con instrumentos de menor plazo, principalmente Letras a Descuento (LEDES). La idea es canalizar los fondos depositados en el Banco Central hacia el financiamiento del sector público, pero no será fácil.

Los bancos privados aseguran que prefieren seguir renovando Leliq a una tasa del 38% antes que exponerse al riesgo soberano por ganar unos puntos más con un rendimiento del 41%, que es lo que ofrecen las LEDES. “Estos cambios pueden estar orientados a la banca pública o bancos chicos, los privados estamos cómodos y no nos mueve la aguja”, señalaron en un banco.

La nueva medida fue instrumentada después de cerrar octubre con una tasa de renovación de deuda del 106%, el menor nivel de financiamiento neto desde marzo sin contar agosto. Al mismo tiempo, la emisión monetaria por transferencias al Tesoro alcanzó el nivel máximo en el año debido a giros por $ 352.000 millones durante el mes pasado.

“Esta aceleración tuvo que ver con un porcentaje cada vez menor de refinanciamiento en las licitaciones de deuda, en simultáneo a una profundización del déficit primario en la segunda mitad del año, tanto por motivos estacionales como por decisiones de política pública”, señaló Equilibra en un informe.

Guzmán se había propuesto financiar el déficit un 60% con asistencia del BCRA y 40% con deuda, pero los últimos traspiés en las licitaciones llevaron esos niveles al 70% y 30%, respectivamente. Para Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, la normativa del BCRA no evitaría una mayor emisión, ya que “es demanda que implica expansión monetaria, sale del Central y financia gasto público”.

La ayuda de Miguel Pesce a Guzmán apuntaría también a quitarle presión sobre las tasas que debe pagar por los bonos. En el tercer trimestre, el Tesoro aumentó los rendimientos de los títulos a tasa fija, comenzó a licitar casi sistemáticamente deuda indexada al dólar y continuó ofreciendo instrumentos vinculados a los precios, ofreciendo cobertura a los inversores.

Esa estrategia no alcanzó, sin embargo, para moderar la emisión monetaria, un factor que -según Guzmán- mete presión al dólar y el FMI tampoco ve con buenos ojos. Por ello, la secretaría de Finanzas lanzó el mes pasado letras de muy corto plazo (Lelites), orientadas solo a los Fondos Común de Inversión, y la semana pasada se sumó el BCRA con una nueva señal a los bancos.

“Como planean agotar todo el financiamiento directo del BCRA al Tesoro (adelantos transitorios y distribución de utilidades) y aún así requerirían de más financiamiento, eligen utilizar la liquidez de los bancos en letras en lugar de Leliqs, de forma de no tener que elevar aún más las tasas de interés en las licitaciones”, dijo Juan Pablo Di Iorio, economista de ACM.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS