15.1 C
Misiones
HomeEspectáculosLa segunda temporada de Mitomanía se corre de la polémica inicial, pero...

La segunda temporada de Mitomanía se corre de la polémica inicial, pero no tiene muy claro adónde va

Estrenada hace más de dos años, tuvo en la primera parte de la pandemia un momento de gloria en el boca a boca, fundamentalmente por la osadía de su planteo: Mitomanía llegó a Netflix de la mano de un guión que le hacía inventar a su protagonista un cáncer de mama para llamar la atención de su gente. Develada la mentira, Elvira pasó de víctima a maldita. y con todas las de la ley. Cayó el telón.

En este segunda temporada de seis episodios, se levanta otra vez y se la ve sola, confundida, vaya uno a saber si arrepentida. Hay un marco navideño de fondo y no en todos los hogares de esta atrevida serie francesa se huele aroma festivo. Por lo pronto, en su ex casa hay aroma a abandono. Sobretodo alrededor de su marido.

Porque lo que viene a contar esta segunda tanda de capítulos es cómo se puede reconstruir un universo familiar hecho añicos, con un hombre tirado en la cama, que toma más de lo que se baña, y con tres hijos adolescentes que intentan darle ánimo, pero al mismo tiempo no tienen muy claro qué actitud tomar con respecto a su madre, que los espía desde una casa vecina. Desde la penumbra de la culpa.

Los tres hijos adolescentes y el marido de Elvira, al saber la verdad de la salud de la protagonista.

Si la primera temporada estuvo marcada por la polémica que generó el hecho de inventar un cáncer para sentirse querida -disparador muy cuestionado en las redes y algo criticado en la prensa-, la segunda apunta directamente al costo de engañar a los que más se quiere y pegar donde más duele. Pero lo que muestra la cámara no termina de tomar forma clara.

Una de las debilidades de esta historia protagonizada por Marina Hands (Elvira) es que no define en qué cancha juega: si la del drama, la de la comedia, la del dramedy… ahora coquetea un poco con el suspenso. Y esa indefinición lleva también a abordar las almas de los personajes sin demasiada precisión.

Sí se entiende qué le pasa a Patrick, el marido (interpretado por Mathieu Demy), porque su actitud se enmarca en el grotesco de la desidia, pero no se entiende bien por dónde andan las emociones de los tres hijos.

Marina Hands se lució más en la primera temporada que en la segunda, ambas disponibles en Netflix.

Es cierto que sobre el final de esta temporada se entienden algunas cosas que al principio estaban difusas y eso rumbea mejor el relato, pero la lentitud narrativa y cierta ambigüedad en determinadas escenas clave van dejando, seguramente, espectadores por el camino. La uno fue un boom de Netflix, la dos todavía no levantó las voces de los fans, ni siquiera como eco de la polémica que supo ser.

Ficha

Calificación: Regular

Drama/comedia Protagonistas: Marina Hands y Mathieu Demy Creadores: Anne Berest y Fabrice Gobert Emisión: Segunda temporada, seis episodios disponibles en Netflix. La primera también está subida al catálogo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS