15.8 C
Misiones
HomeSociedadArchivos policiales: el “baño de sangre” en Ituzaingó

Archivos policiales: el “baño de sangre” en Ituzaingó

Hace diez años, en plena Navidad, un joven hirió de gravedad a su pareja y a otros dos jóvenes y acabó con la vida de un hombre que caminaba por la calle.

La calma de Ituzaingó (Corrientes) se vio sacudida a última hora del domingo de Navidad de hace diez años, cuando un hombre de 24 años desató un verdadero baño de sangre al herir de gravedad a su concubina, provocarle lesiones de consideración a otros dos jóvenes y acabar con la vida de un sujeto que caminaba por la calle junto a su familia y que nada tenía que ver con el pleito familiar.

El episodio se desató alrededor de las 21:30 del 25 de diciembre de 2011 en el barrio San Jorge de la ciudad balnearia, a unos cinco kilómetros del casco urbano y en inmediaciones del zoológico local, pero en realidad la chispa estaba prendida desde semanas antes, cuando el agresor y su pareja de 20 años discutieron por cuestiones pasionales. Fue entonces, al parecer, que el supuesto homicida ya decidió acabar con el pleito “a puro plomo” en la noche de Navidad.

Armado con una carabina calibre 22 largo, el iracundo personaje se escondió entre unos arbustos ubicados frente a la casa de su pareja. Desde allí, minutos después, saltó a la calle para sorprender a la mujer, quien caminaba acompañada de su hermano, de 19 años, de una amiga de 15 y de un joven de 24.

Totalmente fuera de sí y a quemarropa, el forajido abrió fuego contra su pareja y dos de sus compañeros. Como el joven de 24 años logró zafar de los disparos, se abalanzó contra el pistolero para intentar frenar la agresión. A pesar de ese forcejeo, Dos Santos logró liberarse y emprendió la fuga por una calle vecinal, en dirección al río Paraná.

Atrás había dejado a su concubina, al joven de 19 y a la menor de 15 con gravísimas lesiones.

No conforme con ese primer ataque y pese a que en el forcejo el arma de fuego sufrió algunos daños, Dos Santos siguió disparando hacia distintas direcciones mientras corría.

Por ese lugar caminaba rumbo a la parada de colectivos una pareja junto a sus tres pequeños hijos. La familia primero escuchó los disparos y después vio venir al violento muchacho. Entonces, los cinco comenzaron a correr para escapar de la lluvia de plomo, pero el destino quiso que un proyectil impactara en la espalda del padre, de 41 años, quien cayó tendido y falleció segundos después ante la mirada atónita de su esposa y de los menores.

Alertados por una llamada telefónica, una comisión policial conformada por efectivos de las comisarías Primera y Segunda de Ituzaingó llegó al lugar y se topó con una escena inimaginada minutos antes. Primero, los uniformados se toparon con las dos muchachas y el joven, con heridas, en las piernas, en la zona abdominal y en la cabeza. Luego, a 45 metros de ese primer

punto, los agentes descubrieron al hombre de 41, sobre un charco de sangre y sin signos vitales. A su lado, lo lloraban sus hijos y su esposa.

Finalmente, después de un día y medio y sesenta kilómetros de fuga, el iracundo pistolero se entregó ante las autoridades en la madrugada del 27, en cercanías de Itá Ibaté. El sujeto llamó a la comisaría de Ituzaingó y aguardó a un costado de la ruta nacional 12 la llegada de los efectivos policiales que lo detuvieron.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS