9.5 C
Misiones
HomeSociedadCovid: la vacunación a menores lleva 5 meses y aún falta aplicar...

Covid: la vacunación a menores lleva 5 meses y aún falta aplicar el 42% de las dosis previstas

En la Argentina hay unos 6.480.000 chicos de 3 a 11 años y 4.320.000 adolescentes de 12 a 17. Un total de 10.800.000 menores de 18 años (sin contar a los sub 3), que deberían recibir un total de 21,6 millones de dosis para que todos tengan sus esquemas de vacunación completos. Pero todavía se está lejos de lograrlo.

Hasta el momento se han aplicado 6,7 millones de dosis a los chicos y 5,9 millones a los adolescentes. Un total de 12,6 millones de dosis. En el primer caso falta aplicar 6.260.000 de dosis y en el segundo, 2.740.000. Es decir que aún deben administrarse 9 millones de vacunas. Hasta el momento se aplicó poco más de la mitad de las dosis previstas: el 58,3 por ciento.

La vacunación a menores de 18 años comenzó el 28 de julio, cuando se destinaron las primeras vacunas a los adolescentes con comorbilidades. Luego fue el turno de todos los adolescentes, sin distinción, y el 12 de octubre -tras la polémica por la habilitación de la vacuna de Sinopharm pediátrica- comenzó la inoculación de los chicos de 3 a 11 años.

Este martes se cumplen 5 meses desde el comienzo de la vacunación a menores y hay todavía un largo camino por recorrer. Es decir, falta aplicar el 42 por ciento de las dosis de Sinopharm y de Pfizer que estaban previstas para estos grupos etarios. Esos 9 millones de vacunas sin administrar explican gran parte el stock total distribuido en las provincias, que hoy es de 19 millones de dosis.

Según funcionarios de diferentes distritos consultados por Clarín, en esta dilación de la campaña de vacunación para los menores se conjugan dos factores. Por un lado, la dificultad que implica poder completar los esquemas de vacunación de todos los adolescentes: tienen una menor percepción del riesgo que significa el Covid y muchos se despreocupan.

Adolescentes con su certificado de vacunación de la Provincia de Buenos Aires.

En el caso de la población infantil, en tanto, atribuyen la demora a la potencial desconfianza que puede haber generado en una parte de las familias la forma en que el Gobierno decidió empezar a aplicar la vacuna de Sinopharm, con una polémica que incluyó a la Sociedad Argentina de Pediatría cuando en una primera instancia exigió ver los resultados de eficacia no publicados.

A eso se sumó la controversia por el hecho de que China -país productor de la vacuna- no era un antecedente válido como respaldo de la decisión local -como había argumentado la ministra Carla Vizzotti- porque los nipones empezaron a utilizarla en chicos después que Argentina.

El resultado, se puede ver ahora en el balance temporal, fue una menor confianza en la convocatoria. Está a la vista en la cantidad de dosis aplicadas en menores de 11 años hasta ahora: de las 12.960.000 dosis previstas sólo fueron administradas el 48 por ciento. En el caso de los adolescentes, de los 8.640.000 dosis previstas, se aplicó el 68 por ciento.

Según los datos que brinda el Monitor Público de Vacunación, no es posible saber cuántas de esas dosis aún sin aplicar corresponden a menores de 18 años que no recibieron siquiera la primera dosis y cuántas corresponden a segundas dosis pendientes, es decir, aquellos que tienen sus esquemas de vacunación iniciados pero incompletos.

Cabe recordar que en el caso de los menores se los convocó para la segunda aplicación a los 28 días de la primera. En octubre, la ministra Vizzotti era optimista en cuanto a la posibilidad de que antes de fin de año todos los menores de 18 años estuvieran vacunados con dos dosis. Sin embargo, a esta altura de diciembre ese objetivo ya parece imposible.

La ministra Vizzotti durante la última reunión del Consejo Federal de Salud.

El objetivo del Gobierno era vacunar a los chicos no tanto por el riesgo que significa para ellos un eventual contagio de Covid, sino por el rol que tienen como potenciales contagiadores de gente vulnerable. Aspecto que a partir del desembarco de la variante Ómicron -3,5 veces más transmisible que Delta- podría multiplicarse.

Argentina es uno de los países del mundo que mayor porcentaje de primeras dosis aplicó, con una cobertura del 84 por ciento de la población. Varios países europeos con bolsones de sectores antivacunas envidian esta cifra. Sin embargo, el Gobierno pudo haber dilapidado en parte la confianza que los argentinos tienen en general en las vacunas -y la pandemia no fue la excepción- con el episodio pediátrico de Sinopharm.

En cuanto a las segundas dosis, la cobertura nacional alcanza actualmente el 71 por ciento de la población, con una diferencia de 5.558.720 personas que tienen aplicada la primera dosis pero no la segunda.

Rezagado se encuentra por el momento el índice de las terceras dosis -adicionales o de refuerzo-, ya que sólo fueron aplicadas 4.560.011 vacunas, lo que representa el 10 por ciento de los habitantes del país. La decisión oficial comunicada este domingo de acortar el intervalo a 4 meses permitirá acelerar ese capítulo.

PS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS