9.5 C
Misiones
HomeDeportes"Compararme con Diego es comparar una Ferrari con un Fitito": cómo fue...

“Compararme con Diego es comparar una Ferrari con un Fitito”: cómo fue la carrera futbolística de Hugo, “el hermano de Maradona”

¿Cómo despegarlo de la enorme sombra del mejor futbolista de todos los tiempos? ¿Cómo evaluar su carrera sin caer en la sencilla tentación de compararla con la de su hermano? Hugo Hernán Maradona, quien falleció este martes a los 52 años en Monte di Procida (Italia), siempre fue “el hermano menor de Diego”. Con esa pesada mochila cargó durante los 13 años que duró su carrera de jugador profesional. “Compararme con mi hermano es comparar una Ferrari y un Fitito. La Ferrari vuela, pero el Fitito, al fin de cuenta, también te lleva”, reflexionó una de las tantas veces que le plantearon esa confrontación imposible.

El Turco, ocho años y medio menor que Diego, comenzó a patear en el club Parque, luego de que la familia abandonara Villa Fiorito y se instalara en La Paternal, y también transcurrió parte de su infancia en Gimnasia y Esgrima de Vélez Sarsfield, en Floresta, antes de desembarcar, como su hermano, en Argentinos Juniors.

Brilló en las divisiones inferiores, lo que le valió la convocatoria para el seleccionado sub-16 que se preparaba para el Campeonato Sudamericano que serviría como clasificatorio para el primer Mundial de la categoría. En el certamen continental, Hugo fue una de las figuras del equipo dirigido por Carlos Pachamé que en Buenos Aires barrió a todos sus rivales: se consagró campeón con puntaje perfecto en nueve partidos, 32 goles a favor y solo 5 en contra. En el Mundial, que se disputó en China, el seleccionado no pudo pasar la primera ronda, pero el menor de los Maradona marcó dos de los cinco tantos de la Albiceleste.

Con el seleccionado argentino sub-16, Hugo Maradona disputó el Sudamericano y el Mundial de la categoría en 1985.

Su debut en la primera de Argentinos se produjo el 16 de marzo de 1986, 76 días antes del inicio del Mundial de México que consagraría a su hermano. Ocurrió en la Bombonera y ante Boca, el equipo del cual era hincha, al igual que toda su familia. Esa tarde, el Bicho cayó 3 a 2 y Hugo, que todavía no había cumplido 17 años, ingresó por Miguel Ángel Lemme en el segundo tiempo. “Creo que me adapté bien. Estaba confiado y, pese a que jugué poco, me parece que cumplí. Todavía me falta experiencia, más partidos, ir ganando confianza”, le dijo a Clarín ese día.

En Argentinos disputó 19 partidos (14 por el torneo local y 5 por la Copa Libertadores) en poco más de un año, antes de abandonar el país, al que no volvería más que esporádicamente. A mediados de 1987 fue contratado por Napoli por recomendación de su hermano. Pero en ese entonces la Liga italiana solo permitía que cada equipo contara con dos futbolistas extranjeros y el conjunto del sur de la península tenía en sus filas a Diego y al brasileño Careca.

Hugo Maradona jugó 19 partidos en Argentinos Juniors antes de partir a Italia.

Así, el Turco terminó cedido en Ascoli. En el Picchio disputó 13 partidos y no convirtió goles. Su aparición más destacada fue el 20 de septiembre de 1987, en un encuentro correspondiente a la segunda fecha del certamen, aunque no por su labor, sino porque enfrentó a su hermano mayor. Ese día, Napoli, vigente campeón de la Serie A, se impuso 2 a 1 en el San Paolo.

Hugo Maradona persigue a su hermano Diego en un partido entre Ascoli y Napoli en 1987.

Mientras vestía la casaca bianconera, se dio el gran gusto de jugar un partido junto a Diego y a su otro hermano, Raúl. Lalo, tres años mayor que Hugo y seis menor que el Diez, había sido adquirido por el Granada español, que militaba en Segunda División. Al momento de la contratación, se acordó que el equipo andaluz disputaría un amistoso en el que los tres hermanos Maradona vestirían la camiseta albirroja. Lo hicieron el 15 de noviembre de 1987 frente al Malmö sueco. El elenco español se impuso 3 a 2, con un gol de Hugo y otro de Diego.

En 1988, una vez finalizado su préstamo en Ascoli, Hugo se mudó a España para jugar, nuevamente cedido por Napoli, en Rayo Vallecano, que por entonces estaba en Segunda. “España es un país que me gusta y también me gusta Madrid. Además, el Rayo fue el equipo que demostró mayor interés por contratarme y por eso vine”, explicó durante su presentación, en la que se produjo un hecho llamativo: se vio sorprendido por el diseño de la casaca de su nuevo club. “Che, esta es la camiseta de River”, disparó.

Hugo, Raúl y Diego Maradona con la camiseta de Granada.

En su primera campaña con el conjunto de las afueras de Madrid, tuvo una destacada labor (35 partidos y 6 goles) que ayudó a que el Rayo consiguiera el primer ascenso a Primera en su historia. Ya en la máxima categoría del fútbol español, tuvo una campaña más modesta (29 partidos y 3 goles) con un equipo que hizo agua y terminó descendiendo luego de ganar solo 6 de los 38 partidos que disputó.

Después de esa experiencia española, la carrera de Hugo inició un temprano declive. Estuvo unos meses en el Rapid de Viena, con el que solo disputó tres partidos, luego pasó por el Deportivo Italia de Venezuela y por Progreso de Montevideo, y finalmente recaló en Japón, donde jugó en PJM Futures, Avispa Kukuoka y Cannondale Sapporo entre 1991 y 1998.

Hugo Maradona jugó en Japón entre 1991 y 1998.

Sus últimos cartuchos los disparó en Arrecifes, adonde llegó en agosto de 1999 para jugar en la B Nacional con Almirante Brown de esa ciudad. “Cada uno busca lo suyo. Y lo mío es divertirme con la pelota. Tenía esperanzas de jugar en Primera, pero no pasó nada. Surgió esta posibilidad, lo pensé y me vine”, le explicó a Clarín. En Italia habían quedado su esposa, Delia Okionoro, y sus hijos mellizos, Thiago y Nicole.

Su debut fue el 21 de agosto de 1999, en una derrota 2 a 0 frente a Godoy Cruz en Mendoza. Ese equipo, que se había armado para pelear por el ascenso, no funcionó: terminó la primera ronda 11° en la Zona Interior, muy lejos de la punta. Antes del reinicio del certamen, la dirigencia optó por hacer un recorte presupuestario y uno de los que pagó los platos rotos fue Hugo: en enero de 2000, dos días antes de comenzar la pretemporada, su contraro fue rescindido tras solo cinco meses. Fue su última aventura como jugador.

Almirante Brown de Arrecifes fue el último club en el que jugó Hugo Maradona.

Luego experimentó como entrenador en Puerto Rico, entre 2004 y 2005, y también en Italia. Su última labor como DT fue en enero de 2019 con el modesto Real Parete, pero se vio frustrada en marzo de 2020 por la pandemia de coronavirus. Además, en Monte Di Procida, en las afueras de Nápoles, montó una escuela de fútbol para chicos de entre 6 y 14 años, en la que trabajó hasta sus últimos días.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS