15.7 C
Misiones
HomeEconomíaEl FMI llegó a Buenos Aires en medio de protestas piqueteras y...

El FMI llegó a Buenos Aires en medio de protestas piqueteras y el plan para congelar precios

Los técnicos se reunieron el viernes con el equipo de Massa. El Presidente y el ministro estarán el miércoles con Kristalina Georgieva en la Cumbre del G20 en Bali.

13/11/2022 21:14

Clarín.com Economía Actualizado al 13/11/2022 21:14

El FMI inició un seguimiento más estrecho de la Argentina con la mira puesta en las cuentas y la inflación. Con ese objetivo, una delegación de técnicos desembarcó el viernes en Buenos Aires y tuvo su primera reunión con el equipo de Sergio Massa para avanzar en la fiscalización de las metas del tercer trimestre y las perspectivas de cara al cierre del año, en el marco del programa para refinanciar la deuda de US$ 40.000 millones con el organismo.

Los visitantes retomaron las conversaciones que ya habían iniciado por zoom con el jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Leonardo Madcur, y continuarán esta semana con encuentros cara a cara y vía digital, sin la participación de Massa, quien viajó a Indonesia para participar del G20. “Se reunieron con algunos técnicos para seguir los números, híbrido virtual-presencial, pero no fue una misión”, confirmaron en el Ministerio de Economía.

Las reuniones en Buenos Aires tendrán como telón de fondo la cita en la otra punta del globo que mantendrán este miércoles a las 11.30 de la mañana el Presidente y el ministro de Economía en Bali con la titular del Fondo, Kristalina Georgieva, y su número dos, Gita Gopinath. La entrevista al margen de la cumbre de líderes será para insistir con la reducción de sobrecargos a los países sobre endeudados y repasar cómo seguirá el programa.

Si bien cerca del ministro sostienen que la auditoría viene por buen camino y que están en condiciones de obtener en diciembre un desembolso de US$ 5.800 millones, el desembarco del Fondo coincide con el cambio de clima que empezó a afrontar el gobierno en octubre por la dificultad para acumular reservas y contener la inflación, a lo que la semana pasada se sumó la mayor resistencia de los bancos a prestarle pesos después de las elecciones de 2023.

Ya en su último informe sobre perspectivas en la región, dirigido por el director del departamento del Hemisferio Occidental, Illan Goldfajn (ahora en licencia por su postulación para presidir el BID), el organismo alertó en octubre sobre un “agravamiento” del escenario en Argentina por las “vulnerabilidades” internas y la incertidumbre política, por lo que recomendó un “endurecimiento” de las medidas para estabilizar la economía y controlar los precios.

Puertas adentro del Palacio de Hacienda, la expectativa es aprobar la tercer auditoría luego de lograr un déficit primario menor al previsto en septiembre y cumplir la meta de reservas y monetaria, como lo reconoció en su última revisión el mes pasado. El problema, según fuentes oficiales, es que ahora están “navegando en aguas turbulentas”, un factor prospectivo que los técnicos del FMI también evalúan previo a elevar su informe al directorio.

Las negociaciones, que incluyen el intercambio de datos del mes en curso y proyecciones, tendrán lugar en medio de la difusión de la inflación de octubre, que se conocerá este martes. Las consultoras esperan un piso superior al 6,2% de septiembre, mientras que en Economía no descartan un rebote, un temor que llevó a Massa a anunciar el congelamiento de precios por cuatro meses y probablemente reavive las presiones del FMI para seguir subiendo las tasas.

En el frente cambiario, el Banco Central ya lleva 12 meses desde que inició las “micro devaluaciones” del dólar oficial, un ritmo que la semana pasada alcanzó el 121% anual en términos efectivos. Y, sin embargo, no pudo evitar la venta de US$ 1.300 millones, el 25% de las divisas compradas con el dólar soja, según Ecolatina. Cerca de Massa creen que “por ahora” no hace falta repetir esa medida y confían en el ahorro de divisas con la restricción de importaciones.

Para contener el dólar y la inflación, el Fondo espera que se mantenga firme la política de ajuste fiscal mediante un mayor ajuste en las tarifas, fuerte reducción del gasto social y suba de impuestos. En Washington quieren saber cómo va a cerrar el Presupuesto 2023, que se discute en el Senado. También advirtieron que un traspié en la colocación de bonos en pesos deberá compensarse con impuestos y menos gasto o más inflación.

Los técnicos del Fondo comprobaron en carne propia los “riesgos” sobre los que suelen escribir en sus fríos informes. El viernes fueron recibidos por una protesta piquetera en rechazo al recorte de planes sociales y en reclamo  de la entrega de alimentos. Su arribo también coincidió con el anuncio de Precios Justos, una de las medidas que Massa deberá explicar a fin de mes cuando viaje a Washington para finalizar las discusiones con el organismo.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS