15.7 C
Misiones
HomeEconomíaPablo Guidotti: "El congelamiento de precios va a fracasar rápido con una...

Pablo Guidotti: “El congelamiento de precios va a fracasar rápido con una inflación al 100%”

El ex viceministro de Economía y ex secretario de Hacienda de Menem criticó el programa anunciado y advirtió sobre la política cambiaria.

– ¿Qué balance hace de los primeros 100 dias de Sergio Massa?

– La situación todavía es complicada. Cuando Massa asume como ministro de Economía se generan expectaivas positivas porque se lo ve como un personaje con fuerza política y que ponía énfasis en un ajuste de las cuentas para cumplir con el FMI. Hoy, esa expectativa está más en duda por las restricciones cambiarias, los tipos de cambio que está inventando que introducen más distorsiones y los controles a las importaciones. Eso genera la expectativa de que la economía entrará en recesión con una inflación del 100% o más.

– El Gobierno anunció un congelamiento de precios por cuatro meses, ¿es posible con suba de tarifas y aceleración del dólar oficial?

– Es ridículo pensar que va a congelar los precios por cuatro meses cuando la inflación viene al 100%. Si fuese así, generaría desabastecimiento, como ocurrió en Venezuela y en Argentina en otros momentos si no está acompañado de una medida fiscal mucho más fuerte, incluida en el programa del Fondo. Argentina debería tener un superávit primario del 2% en 2023. Si tenemos en cuenta los intereses, este año el déficit global va a ser del 5% del producto. Entonces, un congelamiento no funcionaria, fracasaría bastante rápido.

– ¿Y por qué lo hacen?

– Quizás es falta de entendimiento, se ilusionan porque Israel hizo tal cosa y no tienen en cuenta como fueron los programas de estabilización. Las expectativas se bajan con medidas en serio, ojalá pudieran eliminar la inflación prohibiendo aumentos como Aleksandr Lukashenko, el presidente de Bielorrusia, pero no funciona en ningún lado.

– ¿Una política fiscal más dura no induce una recesión?

– No, Argentina está entrando en recesión porque se prohíben importaciones, no hay clima de inversión y generación de empleo, y hay inflación. Se necesitan señales a futuro, eso es expansivo. Hay mucho gasto improductivo, tienen que hacer un ajuste políticamente sostenible. Para eso, está en funciones. El Presupuesto 2023 no es realista. Incluye las pautas del programa con el Fondo, que es muy malo porque no hay mercado suficiente para financiar el déficit fiscal y por eso enfrenta problemas crecientes con la deuda doméstica. Así que es muy dificil pensar una inflación menor al 100% el año próximo.

– ¿Ve algún caso exitoso en la región con ese programa?

– Hay muchos países que ajustaron sus gastos después de la pandemia. Brasil, por ejemplo, ordenó su situación fiscal. Es capacidad.

– Bolsonaro acaba de perder las elecciones.

– El caso de Brasil es más comparable a la elección de Trump en EE.UU, estuvo tan cerca de Lula porque a la economía le está yendo bien. Si no le hubiese ido bien, hubiera perdido por mayor diferencia.

– ¿Alcanza la aceleración del dólar oficial para frenar el goteo de reservas?

– Es una mala política, está devaluando cada vez más rápido. Dice que no quiere devaluar, pero lo está haciendo a un ritmo del 100% anual y al comprometerse con el Fondo a acelerar el tipo de cambio oficial si la inflación crece, no tiene ningún ancla. Y como las reservas son casi cero, genera presiones en el mercado de cambio. El tipo de cambio oficial quedó desactualizado. Debería reducirse la brecha cambiaria, eso sacaría la presión de devaluar cada vez más rápido y entrarían más dólares. Pero lo que hacen es crear un dólar preferencial para cada sector.

– ¿Eso debilita la política económica?

– Es una práctica distorsiva. El Fondo exige que se termine y el gobierno reconoce que para tener dólares hay que subir el tipo de cambio, que es lo que hizo con los sojeros. Esos esquemas negociados se abren a todo tipo de corruptela. Como mostraste que estás dispuesto a ofrecer un tipo de cambio más alto, nadie te va a liquidar al oficial. La política económica empieza a ser manejada por lobbies. Anticipaste la liquidación de dólares que luego te van a faltar, que es lo que vemos ahora. Se necesita un tipo de cambio igual para todos.

– Llegó el FMI al país, ¿qué pedidos puede traer?

– El Fondo dio señales de mucha debilidad. Parece que lo único que le interesa es refinanciar el préstamo. Posiblemente se cumpla la meta fiscal, que es casi igual a lo que ocurrió el año pasado. Fue del 3% y ahora del 2,5%. Hay que ver si el FMI si deja pasar la contabilidad creativa. Da la sensación de que va a aceptar lo que sea con tal de llegar al próximo gobierno. Es una mala política, no está funcionando. Por eso, el Riesgo País está en 2.600 puntos.

– ¿Cómo ve el nivel actual de deuda externa?

– Es muy alta. La deuda externa fue re financiada con la reestructuración en 2020. Hoy, está como congelada. El Gobierno no puede emitir deuda en el mercado internacional y emite en el mercado local. La deuda aumenta, las tasas de interés también y el plazo se va a acortando, entonces es más costosa la refinanciación y preocupa de cara a las elecciones del año próximo.

– ¿Las elecciones pueden impactar en la economía, como en 2019?

– Es lo opuesto al 2019. Cuando el gobierno (de Macri) pierde, fue percibido como una mala noticia y, por eso, se desplomó el mercado. En este caso, va a haber expectativas positivas si pierde. El problema es si se llega o no sin tener una crisis antes. Si se entra en recesión, va a ser con inflación alta. La deuda en pesos va a depender mucho de la postura de la oposición, que hasta ahora fue prudente.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS