22.6 C
Misiones
HomeSociedadEstimular el cerebro aprendiendo idiomas: cuál es el más elegido por los...

Estimular el cerebro aprendiendo idiomas: cuál es el más elegido por los adultos mayores

Por sus características tan distintas a nuestro lenguaje, el chino es ideal para mantener la mente activa.

Aprender un idioma es un desafío para cualquiera, en cualquier momento de la vida. Y no solo sirve para comunicarse con personas de otras tierras. Puede ser además una herramienta ideal para ejercitar la cabeza. Es ahí donde muchos adultos mayores encuentran la virtud a esta práctica. No sólo porque les gusta saber otras lenguas. Sino que entienden, además, que el proceso de adquirirlas es beneficioso para la mente, en un momento de la vida que es clave mantener las neuronas aceitadas.

Es así que muchos mayores de 65 años están aprendiendo idiomas no sólo por gusto sino también como un ejercicio mental. Esto se ve en el Centro Universitario de Idiomas (CUI) donde sube el número de inscriptos de ese rango etario que deciden aprender algún lenguaje. “Muchos eligen idiomas orientales que son muy distintos. En especial el chino. Que además de ser muy interesante, lo usan como una forma de mantenerse activo mentalmente”, dijo Roberto Villarruel, director de la institución.

El Chino, el más elegido “Después de la pandemia, lo que hubo fue un aumento en los alumnos mayores de 60 años en los idiomas no tradicionales. Especialmente, en los que tienen una alfabeto distinto al castellano. Son unos 400 alumnos y la mitad de ellos estudian chino. El resto se reparten entre el hebreo y el árabe. Este fue un crecimiento importantísimo después de la pandemia. Fue un aumento más del 20 por ciento en último año”, aseguró Villarruel.

También asegura que aprender esos idiomas exige un esfuerzo intelectual que mejora la mente, la mantiene activa. “Hay trabajo de deducción, lógica y de relación. Porque en idiomas como el chino hay que relacionar conceptos, ya que funciona a partir de ideas”, concluyó el director del CUI.

Un puerta al mundo oriental Jorge tiene 71. Se jubiló en el 2019. Es biólogo y habla fluido inglés. Estudia chino desde hace un tiempo y asegura que es un muy buen ejercicio para la memoria. Dice que eligió aprender chino por la “curiosidad sobre la cultura oriental”. Lo estudia hace tres años y todavía no lo domina del todo.

Jorge Cladera estudia chino hace tres años. Foto Luciano Thieberger. “Decidí dedicarme a esto cuando me jubilé. Me ayuda a aprender un punto de vista distinto al nuestro y entrar en un cultura totalmente diferente”, asegura. Varias veces por semana le dedico algunas horas a estudiarlo. “Este año agregué un taller de conversación. Necesito hablar, ablandar los oídos y la lengua. Porque aún no puedo hablar con los chinos del supermercado”, dice. 

Jorge encuentra placentero la estética que hay en la la construcción de los caracteres. “Cada uno representa una idea, un concepto. Una palabra representa tanto sustantivo como un verbo. Y eso te hace pensar mucho ya que hay relacionar entre uno y otro para armar una frase coherente”. Y agrega que “tal vez busque algún curso de caligrafía”, ya que le gusta dibujar sos símbolos.

Jorge dice que cuando “aprendiste un concepto, tenés que memorizar cada carácter como se dice. La manera de decir las cosas son difíciles. Es un desafío constante. Lo que te impone el chino es el orden de las palabras. El orden significa la función. Si vos cambiaste de orden, cambiaste la función. Al ser tan rígido en eso, también te ordena la cabeza. Te enseña a pensar y ordenar lo que tengo hablar. Eso te ordena la cabeza un poco”. Y remarca que lo más importante es que estudiar chino lo entusiasma y la placer.

Contrarrestar los daños de la pandemia Miguel Acanfora, gerontólogo, afirma que aprender estos idiomas tan distintos al nuestro estimula el sistema nervioso central. Y apunta que las personas que estudian chino, o cualquier idioma oriental, “muestran que están bien de la cabeza, ya que lo pueden hacer”. 

“Puede servir que pueda estimular la memoria. Generalmente, todos los trabajos de investigación muestran que aprender algo distinto, después de los 60 años, estimula la neuroplasticidad. El hecho de aprender cosas nuevas estimula la cabeza. Por eso las personas mayores están aprendiendo algo después de la pandemia. porque estuvieron encerrado mucho tiempo sin estímulos. El hecho de ir a estudiar, sociabilizar con un grupo de alumnos y profesores, es otra manera de aprender. Es mucho más efectivo para estimular el sistema nervioso central”, agrega Acanfora.

Alberto muestra un libro de idioma Chino en su casa Ramos Mejía. Foto Maxi Failla Alberto, que habla inglés, estudia chino por su hijo, que ya lo practicaba. “Cualquier idioma es un buen ejercicio mental y es una forma de adquirir elementos culturales. Lo que más me gusta del chino es que tiene una gran cultura milenaria y se pueden aprender muchas cosas”.

Lleva siete años aprendiendo chino y dice que lo más difícil es escribir. “En los idiomas alfabéticos, las palabras te dan una idea de cómo suena la palabra. Esto no pasa en el chino y por eso tenés que memorizar mucho más”. Asegura que está en buen nivel. “Te mantiene activo intelectualmente y también me entusiasma para seguir aprendiendo cosas”.

MG

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS