20.1 C
Misiones
HomeEconomíaEn el 2022, los que apostaron a los plazos fijos en...

En el 2022, los que apostaron a los plazos fijos en pesos les ganaron a quienes eligieron al dólar

Por el alza de las tasas, las colocaciones minoristas rindieron 80% en el año. Igual perdieron contra la inflación.

Pese a la escalada de los dólares alternativos de los últimos días, para los inversores minoristas los plazos fijos en pesos rindieron más este año que apostar al dólar.

Mientras los dólares paralelos subieron entre 71% y 73% en el año, por el alza de tasas los plazos fijos tradicionales rindieron 80%, mientras que los plazos fijos UVA, que se ajustan según el índice de precios, acumulan 91%, casi a la par de la inflación.

El economista Juan Pablo Albornoz, de la consultora Invecq, detalla que si alguien puso $100.000 el primero de enero de este año en un plazo fijo minorista tradicional y renovó automáticamente al vencimiento hoy tendría $ 180.683, con un rendimiento de 80,7%.

En cambio, el que compró dólar blue a $ 206 el 2 de enero, se llevó 487 dólares, que hoy cotizan a $ 172.000.

El que invirtió los 100.000 pesos en el contado con liqui, se llevó 471 dólares y hoy tiene $ 165.000.

Mientras que en el dólar MEP el que compró US$ 507 hoy tiene $ 173.000. 

Albornoz resalta que la situación fue diferente para los inversores mayoristas. “Cabe destacar que esto dista de la realidad que afrontaron muchas empresas con grandes excedentes de liquidez, donde más allá de la tasa mínima garantizada que fija el BCRA, muchas entidades no les tomaban el 100% de los saldos a plazo porque en determinados momentos no tenían contra qué calzar esos pasivos”.

Detrás de la ganancia en pesos que obtuvieron los minoristas, está la suba de tasas que dispuso el Banco Central, que llevó la tasa de referencia al 75% anual en septiembre y la viene manteniendo en ese nivel para incentivar las colocaciones en pesos.

“En parte uno de los grandes motivos por los cuales el BCRA sube las tasas es generar algo del mal llamado carry trade, que desincentive transitoriamente la demanda de dólares por el costo de oportunidad de rendimientos en pesos más elevados”, resume Albornoz.

Desde el broker financiero GMA Capital indican que la inversión más rendidora del año fue el Merval, con un retorno de 130% en pesos y del 37% en dólares.

Le sigue el plazo fijo UVA, que al 26 de diciembre acumula un rendimiento del 90,6%, 1% más que la inflación.

Mientras que los bonos CER dieron 88,9%, a la par de la inflación del período y con una ganancia del 12,6% en dólares.

El resto de las inversiones listadas estuvieron por debajo de la inflación. En el relevamiento de GMA van desde la tasa Badlar privadas, para los depósitos mayoristas, con un saldo de 67,8% y un rojo de 11,7% contra los precios, hasta los bonos globales en dólares, que rindieron 48%, con una pérdida real de 21,2%.

Qué pasará en 2023 Para Ignacio Morales, analista de Negocios Financieros de Wise Capital, el escenario de tasas alcistas en los Estados Unidos junto a las dificultades que tendrá la Argentina para pagar la deuda en dólares, “hace que sea inviable la tenencia a largo plazo de bonos soberanos en moneda dura. Es clave que se vaya rápido hacia el equilibrio fiscal primario, de lo contrario habrá dificultades para salir al mercado de capitales y hacer frente a los vencimientos que operan a partir de 2025”.

Morales precisa que si bien los bonos en dólares tuvieron fuertes alzas durante los dos últimos meses, “las paridades aún se mantienen en niveles bajos. En 2023 se pueden beneficiar de un trade electoral, para el caso de que las encuestas señalen de que la oposición le va a ganar con claridad al oficialismo. Pero esto “solo vale como oportunidad de corto plazo y para inversores a los que les gusta el riesgo. No es un activo para tener en cartera pensando en el mediano y largo plazo”.

Entre las colocaciones en pesos, “las altas tasas de las letras a tasa fija (TEA promedio 101%) hacen que el rendimiento sea mejor que el de un plazo fijo (TEA 97%), y son positivas en términos reales”, recomienda Morales. “La inversión en CER es positiva si nos centramos en la parte corta de la curva, especialmente en el Boncer TX23 que vence en marzo”.

En cuanto al Merval, “el rally alcista que tuvieron las acciones locales podría estar cerca de su fin, ya que volvieron a ponerse en línea con la inflación. Sería bueno tomar ganancias y mirar el mercado desde afuera, máxime que si los movimientos futuros van a estar en línea con la inflación, sería conveniente estar posicionados en instrumentos de renta fija cortos”, apunta Morales.

AQ

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS