18.6 C
Misiones
HomeDeportesMurió Pelé: la tradicional rivalidad con la Selección Argentina

Murió Pelé: la tradicional rivalidad con la Selección Argentina

Debutó en la Selección brasileña cuando tenía 16 años. ¿El rival? La Argentina, en el Maracaná.

29/12/2022 16:19

Clarín.com Deportes Actualizado al 29/12/2022 16:19

Pelé, fallecido este jueves a los 82 años, tenía apenas 16 años cuando debutó en la Selección de Brasil, el 7 de julio de 1957. Y le tocó hacerlo nada menos que ante 80 mil espectadores, en el Estadio Maracaná, frente a la Argentina. Eso sólo ya lo convertiría en un hecho histórico, pero habría más: por primera vez, la Argentina conseguía derrotar a Brasil en ese estadio.

El DT brasileño Sylvio Pirillo convocó a la joven estrella del Santos para su debut. Argentina se puso en ventaja con gol de Labruna a los 29 y Pelé igualó a los 31 del segundo tiempo. Dos minutos después, el “Gitano” Juárez le dio el triunfo a la Argentina en este encuentro por la Copa Roca. La revancha se jugó tres días más tarde en Sao Paulo y allí Brasil se tomó la revancha por 2-0 con otro gol de Pelé y uno de Altafini. Se iba prefigurando la Selección que le daría los primeros títulos mundiales a la “verdeamarelha”.

En cambio, la Argentina -campeona sudamericana en Lima 1957- tuvo un desempeño decepcionante en el Mundial de Suecia, donde sufrió la goleada (1-6 ante Checoslovaquia e ingresó en un largo período de bajón futbolístico.

También con su Selección –pero ya como campeón del mundo- Pelé vino por primera vez a jugar en nuestro país. Fue en oportunidad del Campeonato Sudamericano de 1959, donde participó en todos sus encuentros en el Monumental. Ese torneo se recuerda, sobre todo, por el escándalo entre brasileños y uruguayos (acaso un resabio del Maracanazo). A la última fecha, llegó la Argentina con un punto de ventaja sobre Brasil. Y el 1-1 de ese partido le dio el título a nuestra Selección, aunque Pele´fue consagrado como “el jugador del campeonato”, además de ser el goleador.

En los enfrentamientos Argentina-Brasil, tanto amistosos como eventos oficiales, Pelé fue constante protagonista, hasta su retiro de la selección a comienzos de los 70. Por la Copa Roca volvieron a encontrarse en 1963 y aunque la Argentina ganó el partido de ida por 3-2 en el Morumbí paulista, tres días más tarde la revancha brasileña fue contundente en el Maracaná: 5-2. Amarildo marcó dos tantos y Pelé consiguió un “hat-trick” (algo que muy pocos jugadores han logrado contra nuestra Selección, el último de ellos, el español Isco en la triste noche madrileña del 6-1 en 2018).

Para la Argentina, uno de los momentos inolvidables de esos enfrentamientos sucedió en 1964. La Confederación Brasileña de Deportes había organizado la Copa de las Naciones para celebrar sus dos títulos mundiales. Y allí, junto a Brasil, participaban dos potencias de ese momento (la Inglaterra de Bobby Charlton, el Portugal de Eusebio) y la Argentina, que añoraba su vuelta a los primeros planos. Argentina debutó con un 2-0 ante Portugal con goles del Tanque Rojas y el “Toscano” Rendo, en el Maracaná. Y el 3 de junio enfrentó a un Brasil con todas sus figuras en el Pacaembú. Fue el día completo: 3-0 para Argentina con un gol de Ermindo Onega y dos de la “Oveja” Telch, además del penal que Amadeo Carrizo le atajó a Gerson.

En su impotencia, Pelé le dio un duro golpe a su implacable marcador, Mesiano, y le quebró la nariz. La crónica de Osvaldo Ardizzone en El Gráfico lo testimoniaba: “Pelé salió cabizbajo. Quizás, avergonzado de su cabezazo sangriento a la cara del pibe Mesiano, que había tenido el atrevimiento de marcarlo, de borrar su genio. Y al Rey no le gusta que lo dominen sus súbditos”. Argentina también le ganó a los ingleses y se marchó invicto, con la Copa que levantó su capitán Ramos Delgado,el mismo que tiempo después sería el zaguero central del Santos de Pelé.

Los últimos choques de Argentina-Brasil con Pelé en cancha se dieron poco antes del Mundial de México, de 19 70. Nuestra Selección –alicaída por la eliminación en la fase sudamericana- acudió a Brasil y sorprendió en Porto Alegre por 2-0. Cuatro días después, en la revancha en Rio de Janeiro, Jairzinho y Pelé sentenciaron el 2-1 contra la Argentina. En Brasil todavía se discutía la conducción técnica de Joao Saldanha -finalmente reemplazado por Zagalo, el “Lobo”, el mismo que ya había integrado como jugador los planteles campeones mundiales de 1958 y 1952- y si podían coincidir tantos números 10 en una misma delantera.

Pero, en definitiva, el “ballet” brasileño, que brillaría como nunca en México, empezaba a tomar forma. Argentina lo padeció.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS