14 C
Misiones
HomeEconomíaMario Blejer: "La inflación bajará sólo si se reduce la necesidad de...

Mario Blejer: “La inflación bajará sólo si se reduce la necesidad de emitir pesos”

– En el cierre de año se registraron tensiones en el dólar, ¿es coyuntural?

– El dólar es el termómetro de lo que pasa y hubo un poco de revuelo con el fallo de la Corte, por la restitución de fondos de la coparticipación a la Ciudad. Si el Presidente cambia de idea tres veces en un día, genera falta de seguridad institucional. Y cuando la gente tiene pánico, se refugia en el dólar.

– Esta semana termina el dólar soja 2, ¿qué puede pasar en el verano?

– El Gobierno no maneja la sequía pero tenés que tener un plan B. El tema es lo que tenés control y lo más importante es el gasto porque los impuestos llegaron a un límite. Vas a cobrar más si lográs reducir el gasto y es muy difícil porque es muy inflexible. Lo que hizo el Fondo con el ministro de Economía, Sergio Massa, hasta ahora es bueno, está encaminado, pero no es fantástico. No hay un plan.

– ¿Por qué no?

– No he visto un plan de equilibrio general. Los pasos dados no son ridículos, pero no son de largo plazo. Hay que ajustar la estructura gubernamental, empleados públicos y transferencias.

– ¿No es lo que viene haciendo Massa?

– Sí, pero en forma arbitraria. Hay problema en la estructura de precios y salarios, una inflexibilidad tremenda, demasiado poder sindical. Los salarios no toman en cuenta que hay mucha gente desempleada.

– El salario real cayó por quinto año consecutivo en 2022

– Porque la inflación es muy alta, no porque los salarios no suban. La estructura sindical tiene que ser más ordenada. Aerolíneas Argentinas tiene 17 gremios, hay competencia sindical para fijar salarios. El salario real tiene que subir pero por ganancias de productividad.

– ¿Y por qué no ocurre?

– En los últimos 70 años el tipo de crisis fue recurrente recurrente: exceso de gasto público, inflación alta, caída del salario real, default de deuda, recesión, gran devaluación y después empezás de vuelta. Pasó con gobiernos militares, civiles, peronistas y antiperonistas, intervencionistas y freemarket. En Argentina es muy difícil competir sin devaluar, y si no se hace, hay crisis y vuelve la inflación.

– ¿Massa está cambiando las expectativas?

– La gente tiene que ver resultados. A simple vista, son mejores que lo previsto porque llegamos a fin de año sin  una explosión y fíjese el nivel bajo que pongo. La tendencia a la baja en el desequilibrio fiscal, en la inflación y algo de plata en las reservas, es todo frágil. No se está peor que en junio. Algunos dicen que Massa solo alargó la mecha pero cuando se está por explotar esto da más tiempo para ver como se desarma. La Argentina es importante para EE.UU .frente a China y eso Massa lo explotó bien. Antes la deuda estaba muy complicada, ahora también, pero achicó la bomba.

– ¿Las elecciones pueden tensar la economía?

– Si se hacen cosas drásticas o la oposición se pone peor, puede haber inestabilidad porque está todo pegado con alfileres. Si empiezan a tirar plata con helicóptero, la gente lo va a ver peor.

– ¿Se puede bajar la inflación?

– En este escenario, solo si se reduce la necesidad de emitir pesos. Es el problema de fijación de precios y salarios, la competitividad, y poder ahorrar con un gasto público muy desordenado. No es solo los planes sociales, sino simplificar costos de la burocracia en el sector público y bastante en el privado. El otro punto es que hay talento para ser productivos, pero faltan incentivos.

– El Gobierno se propone bajar la inflación del 4,9% a una tasa que empiece con 3% en abril

– Se redujo la inflación pero no en un nivel sostenible porque no se puede financiar sin aumentar la cantidad de dinero. Aparte, hay trucos contables: el FMI asignó DEGs (derechos especiales de giro) al Banco Central, el Central se los vendió al gobierno y este al Central. 

– ¿Y qué pasa con la deuda del Banco Central?

– No está quebrado. Que tenga más salidas que ingresos y pasivos que activos no es una buena forma de medirlo porque tiene un activo que no figura, que es la credibilidad, la capacidad de imprimir y poner un número. El Central puede pagar siempre, no puede quebrar. El problema es cuando se hace el gasto, el pasivo no tiene impacto adicional, es contable.

– Y las reservas, ¿están dibujadas?

– En algunos casos, sí. Es para preocuparse si creés que hay un nivel ideal de reservas. Son necesarias para importar lo que necesita el país, cubrir necesidades inmediatas y defender el tipo de cambio. No están todas dibujadas las reservas, pero hay dibujos. Es algo común en todos los paises, pero la magnitud del uso puede ser parte del problema.

– ¿Cómo ve el cierre del año?

– La negociación con el FMI salió bien, hay una calma temporaria más algunos efectos sobre el gasto público, se pensaba que no llegábamos a fin de año y la inflación quedó alrededor del 100%, no se escapó, todo eso da un poco de calma, pero de corto plazo. El tema es cuándo empiece la campaña electoral, cómo resiste esto hasta hacer un plan. No me animo a decir que se va al demonio, pero hay que mostrar cierta mejora al público.

– El Gobierno se propuso estabilizar sin devaluar, ¿lo logró?

– La pobreza está aumentando y no logró mantener salarios altos. Uno no quiere ganar competitividad con salarios bajos, como Bangladesh, pero estamos en el peor de los mundos: se deterioró el salario real y no ganaste competitividad porque no devaluaste y la estructura no te permite atraer inversiones, es un círculo. Hay que ganar competitividad sin devaluar, con mas tecnología, poca burocracia y buena infraestructura.

– ¿Se puede hacer un shock, como propone la oposición?

– Yo estoy más cerca de la idea desarrollista. Hay que tener un plan, sectores que ganen y pierdan, Frondizi no decía que el gobierno comande todo, pero tenía que abrir la puerta en muchos casos, lo que te obligaba a invertir o no. No se puede generar confianza con un shock. La gente no cree más que de un día para el otro uno va a cambiar todo. El plus es que se respetó la institucionalidad cuando Cristina perdió las elecciones con Macri. No hubo ruptura como en Perú, aunque su economía anda mejor que la nuestra y una de las cosas más estables es el presidente del Banco Central. Pero la Argentina no tiene alguien que genere confianza. Ni Cavallo pudo hacerlo en 2001.

– Entonces hay pocas herramientas para salir de la crisis crónica

– Hay pocas, pero hay. Controlar el gasto público no quiere decir eliminar subsidios de un día para otro. Si vas a tener gente que no tiene qué comer, no vas a tener credibilidad.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS