15.7 C
Misiones
HomeSociedadMilagro de Fin de Año: dos bomberos voluntarios salvaron a una beba...

Milagro de Fin de Año: dos bomberos voluntarios salvaron a una beba que se había ahogado con leche materna

Ocurrió en la localidad sanjuanina de Chimbas. La pequeña llegó sin signos vitales, pero lograron revivirla.

Una situación extrema. Una beba que llega a un cuartel de bomberos voluntarios en los brazos de su madre y sin signos vitales, en medio de la madrugada, ahogada por la leche materna. Y dos servidores públicos que no se dejan ganar por la desesperación y la salvan.

El hecho ocurrió el sábado apenas pasadas las 2.30 en el cuartel de Bomberos Voluntarios de la localidad sanjuanina de Chimbas.

Roberto Robledo, de 45 años, y Daniel Pereyra, de 18, eran los dos bomberos voluntarios que estaban de guardia. Uno experimentado, con más de 15 años de servicio, y otro que apenas está empezando a desandar el camino del servicio.

Ambos estaban en el cuartel cuando recibieron un llamado de la familia de la beba desde el interior de Villa Morrone, solicitando ayuda ya que la nena no respiraba. Minutos después, los mismos familiares llegaron hasta la puerta del cuartel con la beba en brazos, desesperados en busca de ayuda.

“La recibí y me informaron que la bebé estaba ahogada. Cuando la revisé vi que no respiraba nada, por lo que le practiqué la maniobra de Heimlich para lograr que resucitara”, le contó Roberto al diario La Provincia SJ,

“En primera instancia respiró unos dos o tres segundos y se volvió a ahogar. Le seguí practicando las maniobras por un minuto y medio o dos, y ahí logré que la bebé se desahogue y que respirara por sus propios medios”, terminó de relatar el episodio en el que se jugó la vida de la pequeña criatura.

Roberto puede considerarse un veterano en estas cuestiones, ya que no es la primera vez que le toca salvarle la vida a un menor: hace dos años logró que un niño reviviera después de haberse ahogado con carne.

“Más allá del nerviosismo y todo lo demás, se pudo trabajar coordinadamente con los familiares de la bebé. Gracias a Dios me tocó estar las dos veces y salvar las dos vidas”, contó el bombero sanjuanino.

“La situación de anoche aún no se la pude contar a mi familia porque todavía no me retiro de la guardia, pero cuando me desestrese un poco -porque quedé ‘acelerado’- los voy a llamar para contarles. Es algo que no tiene nombre, no sé cómo explicarlo. Es muy grande, muy bonito”, expresó, todavía conmocionado por lo vivido.

Después de que lograron estabilizarla, la beba fue trasladada al centro de salud Baez Laspiur, donde tras la primera revisión se constató que su estado de salud era bueno. Sin embargo, para mayor tranquilidad de sus padres, fue llevada más tarde al Hospital Rawson para monitorizarla.

La heroíca actuación de estos servidores públicos se produjo en la misma semana en que su labor fue minimizada por Sergio Federovisky, el segundo de Juan Cabandié en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, al restarle importancia a su desempeño en incendios forestales.

“Nosotros somos bastante firmes en pedirles a las provincias que empiecen a desactivar la idea de usar bomberos voluntarios para este tipo de incendios”, argumentó el secretario de Control y Monitoreo Ambiental de la Nación. 

“Los bomberos voluntarios están solamente, preferentemente, preparados o formados para apagar un incendio en un edificio, en una casa. Es otra cosa, otra lógica. Además, son voluntarios”, concluyó el funcionario, que además, minutos más tarde, sembró sospechas sobre los fondos que reciben los Bomberos Voluntarios.

Pese a las disculpas que ensayó Federovisky, en los cuarteles de Bomberos Voluntarios de todo el país el jueves por la noche hicieron sonar las sirenas de los autobombas como protesta ante las declaraciones del funcionario.

DB

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS