15.5 C
Misiones
HomeSociedadEn pleno arranque de la temporada, crece la polémica por la exploración...

En pleno arranque de la temporada, crece la polémica por la exploración petrolífera en Mar del Plata

La polémica por un proyecto para buscar petróleo frente a la Costa Atlántica llega a la Corte Suprema. Luego de que la Cámara Federal de Mar del Plata autorizara la exploración petrolífera offshore en el Mar Argentino, Greenpeace presentó un recurso extraordinario ante el máximo tribunal de Justicia porque consideran que hay peligro ambiental.

La actividad, a cargo de YPF y la empresa noruega Equinor, estaba suspendida hasta ahora por una medida cautelar. Pero el 5 de diciembre, los jueces Eduardo Pablo Jiménez, Alejandro Osvaldo Tazza y Walter David Pelle, la revocaron. En su fallo, sostuvieron que “este proceso tiene por objeto de análisis un proyecto de prospección sísmica cuya finalidad es determinar si existen reservas petrolíferas en el fondo submarino; sin que se esté debatiendo aún un proyecto extractivo”.

La zona donde se podrá hacer la actividad es en toda la Costa Atlántica, “desde Mar del Plata hasta Río Negro”.

Los magistrados aclararon en el fallo que el levantamiento de la cautelar “no implica avalar el desconocido proyecto de extracción de un recurso todavía no encontrado” y que “las actividades de prospección sísmica no deberán llevarse a cabo a una distancia menor a 50 kilómetros del Agujero Azul”.

Playa Terrazas, Mar del Plata, uno de los lugares elegido por la gente para bañarse o hacer deportes acuáticos. Foto Gabriel Bulacio “Mar argentino sin petróleo”, “no a la exploración sísmica”, “fuera YPF y Equinor” y “salvemos el mar” son algunos de los carteles que se ven en cada marcha en contra del proyecto de explotación petrolífera. Para los ambientalistas no se tuvieron en cuenta algunos estudios que advierten sobre el riesgo para el ecosistema.

La postura de Greenpeace Greenpeace recusó a Jiménez y Tazza por falta de imparcialidad, tras declarar en una conferencia de prensa: “No quisimos avalar ni un fascismo ambiental ni una explotación a cómo venga, tenemos que buscar un justo equilibrio para que no dañe los ecosistemas”.

“La actividad estaba suspendida por los riesgos ambientales que implica y los peligros que Equinor (la empresa noruega) no tuvo en cuenta, como la afectación a la ballena franca austral”, sostiene Luisina Vueso, coordinadora de la Campaña de Océanos de Greenpeace Argentina, en diálogo con Clarín. 

Y agrega: “La evaluación de impacto que hizo la Secretaría de Ambiente ignoró distintas cuestiones que fueron advertidas por el juez de primera instancia, quien autorizó la cautelar el 18 de octubre, pero que no repararon los camaristas”. Para ella, “el lobby petrolero es tan fuerte que influencia al Estado y a la Justicia”.

Para los ambientalistas puede verse afectada la fauna de la zona. Foto Gabriel Bulacio De esta forma, habilitaron la exploración. Pero la explotación (es decir, la perforación del fondo marino para extraer petróleo) deberá ser resuelta por el Juzgado Federal N° 2, a cargo de Santiago Martín.

En qué consiste la exploración petrolífera La exploración sísmica se hace para buscar los reservorios de hidrocarburos y debe cumplir con las condiciones que dispuso la Cámara. Entre ellas está sumar como observadores permanentes a miembros del organismo interministerial Pampa Azul, quienes deberán velar por el cuidado de la ballena franca austral, ejercer la tutela de la zona “Agujero Azul” e informar a las autoridades administrativas y judiciales los acontecimientos que afecten el ambiente.

La protección a la ballena es fundamental porque el 20% de ellas pasan por la zona. La especie estuvo casi en extinción y su función es esencial para el océano. 

“La sísmica impacta a todos los animales, sobre todo a los mamíferos porque son bombardeos acústicos y ellos necesitan el sentido del oído abajo del mar ya que no se ve”, dice Vueso. Y destaca: “El mar per se no existe sin la fauna y la flora que lo habilita. Los animales tienen funciones. Los océanos son fundamentales para evitar el cambio climático”.

Perla Norte, Mar del Plata, con turistas. Foto Gabriel Bulacio Además, hace hincapié en que este tipo de actividad implica “una expansión de la frontera petrolera a través de la instalación de las plataformas cerca del Frente Talud, el corredor biológico mas importante del mar argentino, el cual genera alimentos por las confluencias de la corriente fría y la cálida”. Esa zona es considera el “supermercado del mar” porque es muy productiva. 

“El proyecto va en contra del Acuerdo de Escazú y nuestra legislación. Asimismo, no podemos analizar una exploración sin un plan de transición energética”, dice el abogado ambientalista, Mariano Villares, en diálogo con Clarín.

La respuesta oficial Ante la consulta de Clarín, la Secretaría de Energía aclara que “mediante la resolución 1036/2021 aprobaron los lineamientos para un Plan de Transición Energética al 2030”. Y dice: “Se contempla un desarrollo de las energías renovables no convencionales en base a las capacidades nacionales y el desarrollo del sector hidrocarburífero como abastecedor de energía, vector de empleo y generador de divisas”.

Para Greenpeace existe riesgo ambiental en la exploración petrolífera. Foto Gabriel Bulacio Sin embargo, para el creador de la fundación Sustentabilidad Sin Fronteras, “aunque la explotación funcione bien va a haber impacto negativo, dado que esto no está resuelto desde lo social y lo económico”.

El proyecto para buscar petróleo en el Mar Argentino El proyecto involucra a la Secretaría de Energía que lo aprobó y a la Secretaría de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación del Ministerio de Ambiente de la Nación. Esta última hizo la evaluación de impacto ambiental.

“Surgió de una licitación pública internacional que se hizo en 2018 durante la gestión de Cambiemos”, sostiene Vueso. Trabajarán en la actividad YPF y la empresa noruega Equinor.

Las playas del barrio La Perla en los últimos días año. Foto Gabriel Bulacio También hace hincapié en que la compañía reconoce que “tendrá un impacto económico insignificante por la poca cantidad de empleados que contratará, ya que la mano de obra calificada viene de afuera”. Clarín se contactó con Equinor, pero no quiso hacer declaraciones.

La referente de Greenpeace alerta que Equinor confirmó que “los cuttings de perforación extraídos se devolverán directamente al fondo marino. Es decir, que los químicos, lodos tóxicos y petróleo se descargarán al mar”. Y agrega: “La empresa tiene accidentes todo el tiempo, desde incendios hasta derrames y riesgo de vida para los trabajadores”.

Por su parte, la secretaria de Energía, Flavia Gabriela Royon, explica que “el pozo será perforado y cerrado ya que tiene por finalidad extraer una muestra de la roca. Por tal motivo, no va a ser ensayado eliminando todo riesgo de pérdida de fluido”. A su vez, señala que “los demás desechos serán descargados en el puerto”.

Mientras que Cecilia Nicolini, secretaria de Cambio Climático, dice a este diario que “la actividad de prospección sísmica no extrae ningún tipo de material del mar o del fondo marino, con lo cual no genera desechos tóxicos por tareas de relevamiento de datos sísmicos en sí”.

Y agrega: “la Prefectura Naval Argentina es la autoridad a cargo de los controles y exigencias en la gestión de hidrocarburos y derivados, las sustancias líquidas que se transporten como carga a bordo de los buques y los residuos de los combustibles”.

Hasta el momento es un gran misterio el monto que establece el contrato de concesión realizado entre Equinor y el Estado nacional. A cambio, “Argentina recibirá un porcentaje de la producción de hidrocarburos en concepto de regalías, un canon de exploración o explotación en su caso, sobre el área sujeta a actividad, además de la carga tributaria nacional, provincial y municipal aplicable a la actividad”, explican desde Energía.

Desde la Secretaría de Cambio Climático adelantan que “el proyecto Registro Sísmico Offshore 3D Áreas CAN 100, CAN 108 y CAN 114 contempla realizarse en la ventana operativa de octubre de 2022 a marzo de 2023”.

Hubo un buque amarrado en Montevideo a la espera de que la Cámara resolviera la medida cautelar, pero se fue antes de su levantamiento. Iba a ser de apoyo para el barco principal, el cual realizará la sísmica. 

“En caso de iniciar las actividades exploratorias en los bloques CAN 100, CAN 108 y CAN 114 podrán utilizarse esos mismos buques u otros similares. La naturaleza de la actividad establece que los buques se confirman a último momento”, dicen desde Energía.

Consecuencias de la explotación petrolífera Los efectos negativos de la explotación petrolífera que informan las ONG a favor del ambiente son la clave para que la ciudadanía levante los carteles en contra del proyecto. De la vereda opuesta, las Secretarías de Energía y Cambio Climático explican a Clarín lo que ven desde su óptica.

Unas de las cuestiones centrales a conocer es si la exploración y posterior explotación potenciará el cambio climático. La Secretaría a cargo de Nicolini sostiene: “Argentina contribuye con menos del 1% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero”.

Cientas de personas de todas las edades pasean por la orilla de las playas marplatenses cada día. Foto Gabriel Bulacio Y agrega: “A corto plazo, el desarrollo del gas que se obtenga a partir de la actividad costa afuera puede ser funcional a la transición energética”.

Las consecuencias en el turismo y la pesca Otras de las consecuencias a tener en cuenta son las que podría sufrir el turismo y la pesca en la Costa Atlántica, entre otras actividades productivas. Para las secretarías de Energía y Cambio Climático, la producción de hidrocarburos coexiste con el turismo y la pesca.

A su vez, Energía considera que “las únicas consecuencias para las ciudades de la Costa Atlántica, en caso que se desarrolle la actividad hidrocarburífera, serán sin lugar a dudas positivas”. Lo cual traerá “un auge económico, particularmente en Mar del Plata, producto del desarrollo de infraestructura portuaria, servicios navales asociados, crecimiento de la industria metalmecánica y la generación de nuevos puestos de trabajo en toda esa cadena”.

Tampoco ven que “el turismo se vería afectado” y “en cuanto a la pesca, del 2015 al 2019 se realizaron estudios sísmicos en las áreas de la Cuenca Argentina Norte sin registrar afectación”.

Coincide en eso último la Secretaría de Cambio Climático, al sostener que “la exploración no generaría alteraciones a largo plazo en el comportamiento de los peces” ni tampoco “habrá riesgos de impacto visual desde la costa”.

A su vez, destaca que “Equinor deberá tomar medidas que mitiguen un posible impacto acústico sobre peces como sobre la navegación pesquera y el tránsito marítimo”.

Sin embargo, Greenpeace trae a colación el informe de Equinor que considera que la explotación conlleva “pérdida de hábitat, alimento, complicaciones digestivas, disminución de las posibilidades de supervivencia, daño respiratorio, desorientación y muerte de los animales”. Ahora la Justicia tiene en sus manos el futuro que le deparará a la búsqueda de petróleo en la Costa bonaerense del Mar Argentino.

MG

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS